f

noticias

Hoy en día el tema de la competitividad en las empresas ha cobrado relevancia entre los diversos sectores productivos del país y la razón es simple: quien está a la vanguardia en calidad y eficiencia tiene mayores posibilidades de competir en un mundo globalizado.

 

Desde esta premisa, la ventaja competitiva de las empresas está relacionada con las habilidades, recursos, conocimientos y atributos de los que disponen, así como las carencias de sus competidores o atributos que estos tienen en menor medida; lo que hace posible estar al frente en el mercado.

 

No obstante, para las empresas trazar una ruta que las lleve a la cúspide de dicha pirámide requiere contemplar diversos factores que les permitan ser competitivos, la pregunta es ¿cómo estimular dicha competitividad?

 

Las respuestas son muchas, sin embargo lo que una empresa nunca debe perder de vista es el factor humano. Contar con un personal preparado y mantenerlo actualizado en conocimientos, representa adquirir las capacidades y habilidades que le faciliten la pertenencia en el mundo global de hoy.

 

Para adaptarnos a la situación actual en la que están inmersas las empresas, no basta con hacer lo que nos toca, debemos dar un esfuerzo extra que permita hacer la diferencia entre lo que somos y hacemos. Una herramienta eficaz que nos coloca en el camino de la competitividad es la preparación de nuestro personal.

 

Es aquí que el empresario juega un papel fundamental, ya que con buenas estrategias de desarrollo humano podrán integrar un personal con mejor capacidad de asimilar los problemas y criterios para sugerir cambios en provecho de la calidad, capacidad de análisis y observación de los procesos productivos para así poder enmendar errores.

 

Esta preparación se puede llevar a cabo a través de la capacitación constante, inversión que trae beneficios tanto para el personal como la empresa.

 

Algunos de esos beneficios son los siguientes:

 

Facilita que el personal se identifique

con la empresa.

 

Aumenta la rentabilidad de la empresa.

 

Promueve la competitividad.

 

Ayuda a prevenir riesgos de trabajo.

 

Produce actitudes más positivas.

 

Eleva la moral del personal.

 

Crea una mejor imagen de la empresa.

 

Mejora la relación jefe-subordinados.

 

Facilita la comprensión de las políticas de la empresa.

 

Proporciona información sobre necesidades futuras de personal a todo nivel.

 

Ayuda a solucionar problemas.

 

Facilita la promoción de los empleados.

 

Incrementa la productividad y calidad del trabajo.

 

Promueve la comunicación en la organización.

 

El ser más competitivo brinda seguridad y permite incursionar en ámbitos con los que antes no era posible imaginar e interactuar. Esa manera de aceptar la competitividad nos abre la mente y nos da la pauta de conocer y experimentar lo no aprendido.

 

Finalmente, al hablar de competitividad también incursionamos en temas como la globalización, que no podemos ni debemos evadir, porque de ser así, simplemente quedaríamos fuera de un mundo tan evolucionado.

 

Centro de asistencia y servicios tecnológicos de CONALEP / Autor

 

más noticias...

Noviembre 2015

Con buenas estrategias de desarrollo humano podrán integrar un personal con mejor capacidad de asimilar los problemas y criterios para sugerir cambios en provecho de la calidad, capacidad de análisis y observación de los procesos productivos para así poder enmendar errores.

LA IMPORTANCIA DE SER COMPETITIVO

YA CONOCES BEYOND?

Léela, anúnciate y se parte de nuestra comunidad

Ingresa a nuestra primera edición aquí

Tercera edición aquí

Segunda edición aquí

Anúnciate y no solo posicionate, VENDE

Escribe tus datos y pronto tendrás más noticias de todas nuestras ventajas

Enviando formulario...

Error.

Pronto sabrás de nosotros.

ANÚNCIATE / RECIBE NUESTRA REVISTA

(477) 390 2840 / 293 1437

Permisos en trámite  /  México 2015

Desarrollo

Escríbenos a soybeyond@beyondrevista.com